www.guadanews.es
La libertad comercial y la estabilidad financiera. El necesario apoyo a la industria agropecuaria española.

La libertad comercial y la estabilidad financiera. El necesario apoyo a la industria agropecuaria española.

viernes 19 de octubre de 2018, 09:10h

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

En la Universidad de Amsterdam se enseña que la venta comienza cuando el cliente dice no, así como que el comercio libre no es un principio sino un recurso a utilizar.

El mundo capitalista con sus imperfecciones tiene una serie de coordenadas que se sustentan en una razonable estabilidad financiera y en una aconsejable libertad de comercio.

Si bien es cierto que algunos países que se benefician del principio de libertad de comercio no tienen una regulación adecuada sobre protección de patentes, condiciones de empleo, medio ambiente y libre competencia, ello no debe impedir apreciar las ventajas del libre comercio y la razonable defensa del mismo. Sin embargo, estamos asistiendo a un auténtico boxeo arancelario entre diferentes países, cuyas víctimas más propiciatorias no son solo las economías emergentes sino también los países occidentales, que sufren verdaderas pesadillas para poder proteger sus divisas y sus flujos comerciales.

Los países desarrollados tienen mayor espacio fiscal que las economías emergentes, ya que se financian en su propia moneda, en el caso de EEUU el dólar es utilizado como moneda de reserva internacional, ya que en principio disponen de instituciones que garantizan la previsibilidad de sus políticas fiscales y macroeconómicas

El juego es secuencial, todo se desencadena en junio cuando Washington acordó gravar ciertos productos chinos y europeos, especialmente el acero y el aluminio con un arancel de un 25%, ante lo cual China respondió estableciendo tasas de un 25% para productos agrícolas estadounidenses. La espiral se ha ido recrudeciendo recientemente, hasta umbrales inadecuados para la estabilidad financiera.

En España, además de los efectos colaterales de esta guerra arancelaria, los vientos de cola de la economía se están ralentizando. La progresiva subida de los precios del petróleo, la inestabilidad territorial junto a la hipotética subida de los tipos de interés por parte del Banco Central Europeo que puede llegar a costar 8 mil millones de euros a la economía española, anuncia turbulencias. La carga financiera neta del sector empresarial es muy sensible a los incrementos, debido a la existencia mayoritaria de una financiación a corto plazo con un interés variable.

En este contexto tan volátil, ha surgido además un elemento asimétrico para la estabilidad financiera, el aumento del gasto público cuando los ratios de deuda pública en relación al PIB son elevados y cuando además tanto la FED como el BCE están endureciendo sus políticas monetarias. La deuda global universal ha alcanzado un nuevo límite del 225% del PIB mundial, lo que supera el anterior record del 213% en el año 2009.

A nivel nacional, una característica de la teoría de la elección pública es que un aumento del gasto público tiende a que los gobernantes sean reelegidos, mientras que un aumento de los impuestos reduce sus posibilidades.

Ante esta realidad práctica, los latinos decían : Impossibilia non debemus, no estamos obligados a hacer lo imposible; destinemos al menos parcialmente los nuevos recursos públicos procedentes del anunciado endeudamiento a actividades productivas, apoyemos la innovación y fomentemos la internacionalización y la exportación de nuestros productos.

En este contexto de guerras comerciales y elevados endeudamientos, debe despertarse el celo de los gobernantes locales y nacionales a canalizar los nuevos recursos públicos al apoyo del tejido productivo de la nación, por ejemplo a la industria agroalimentaria . La inteligencia artificial, los drones o la biotecnología pueden contribuir a reducir pérdidas en los cultivos y a incrementar el rendimiento del campo hasta un 25%.

La agricultura va a ir abandonando progresivamente su carácter artesanal para convertirse en un sector de alta tecnología. Las nuevas tecnologías permiten cultivar cada terreno en función de necesidades particulares de fertilizantes, agua y fitosanitarios. Los modelos matemáticos de inteligencia artificial hacen posible que las compañías hortofrutícolas puedan conocer con dos meses de antelación su producción para ajustar su oferta con su demanda.

Se necesitan nuevos recursos públicos y privados. La digitalización de las explotaciones agropecuarias necesita encontrar nuevos flujos financieros para asumir las inversiones en tecnología e inteligencia artificial. Los gobernantes apoyando el destino de los recursos públicos y privados a estas nuevas iniciativas digitales pueden contrarrestas las voces que hablan de una expansión monetaria desbocada y de un innecesario incremento del endeudamiento público.

Pensar globalmente y actuar localmente será la clave del éxito en el futuro.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Guadanews S.L.
C.P: 19001 - Calle Francisco Cuesta Numero 9
España / Guadalajara Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8