www.guadanews.es
La voluntad de los mercados financieros

La voluntad de los mercados financieros

miércoles 26 de septiembre de 2018, 19:58h

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

El prestigioso economista Keynes decía que lo inevitable nunca ocurre, sólo sucede lo inesperado.

En la época medieval, el llamamiento a una cruzada para conquistar Tierra Santa se recibía al grito ¡Dios lo quiere!. Pero es más que probable que no supieran lo que la divinidad quería.

Últimamente, asistimos a muchas cruzadas con gritos como ¡ los mercados lo quieren! ¿ Pero aquellos que lo invocan saben realmente lo que desean los mercado financieross?. Draghi debe saber algo sobre esta cuestión.

Paul Samuelson defendía que los precios de las acciones no son un indicador fiable de las perspectivas económicas. Los índices de Wall Street predijeron nueve de las cinco últimas recesiones, argumentaba irónicamente.

Otras doctrinas defienden que el mercado tiende a lo que en teoría económica se denomina mercado perfecto, ya que los precios que se generan son soberanos.

Una tercera teoría no cree que los precios se acerquen a su perfección, pero respetan el precio de los activos financieros como una aproximación razonable a su utilidad.

En Europa, la expansión cuantitativa del Banco Central Europeo con la consiguiente distorsión del valor de los activos financieros, ha acentuado la distancia existente entre lo que los mercados fijan con el consenso de la oferta y la demanda y lo que el Banco Central Europeo determina con su arsenal de compras masivas o de destrucción masiva, afirman algunos economistas.

El efecto Draghi para España ha sido su tabla de salvación, se han ahorrado más de 60 mil millones desde el año 2012, sin embargo la voluntad manifiesta del BCE de detener a finales del año 2018 su plan de compra de bonos- por el que se ha hecho con el control de una cuarta parte de la deuda española- así como la esperada subida de los tipos de interés a partir del verano 2019, anuncian nubarrones para uno de los pilares de la recuperación económica nacional.

Cuando las tasas de interés suben, el valor de los títulos de deuda de las empresas bajan, lo que es un riesgo para la salud de sus acreedores o tenedores. Los acreedores corren el riesgo de carecer de fondos propios para compensar la devaluación o la desvalorización de los activos que poseen.

La situación del BCE no es fácil ni sencilla, se enfrenta a un puzzle con piezas de difícil encaje. La política monetaria del BCE es el faro para una Europa endeudada y atemorizada. La reducción de los tipos de interés de referencia ha estrechado el margen existente para hacer una política monetaria convencional. Cuanto más se aproximan a cero los tipos, menos hueco queda para las acciones convencionales.

La deuda tanto pública como privada, es una trampa para los mecanismos de transmisión de la política monetaria, al reducir la capacidad de gasto y estímulo que tanto se necesitan. Es decir, no queda margen a la baja para la política monetaria convencional.

La creación del euro sin una Unión Fiscal, el hecho de que las transferencias de las regiones con excedentes a regiones deficitarias no elimine los desequilibrios de demanda, unido a la pérdida de control de la política monetaria por parte de los Estados miembros, hace inviable el ajuste a través de una devaluación nominal de sus monedas. El BCE se ve obligado a actuar con la habilidad de un avezado equilibrista.

Hay un tipo de liberalismo que pone el foco en la libre empresa y la desregulación, pero en lo que debiera también focalizar sus esfuerzos es en animar la competencia que demanda juego limpio. Un crecimiento más lento, mayor inflación y una política menos flexible moderarán el entusiasmo de los inversores a medida que se endurezcan las condiciones financieras y aumente la volatilidad.

La combinación de un dólar fuerte, tipos crecientes de interés y una menor liquidez no presagia nada positivo para las economías emergentes. Los espíritus optimistas de algunos inversores se refrenarán y se moderará la carrera alcista de muchos activos de riesgo.

En cualquier caso, la próxima vez que escuchen a un erudito opinar sobre lo que debemos hacer para satisfacer a los mercados, pregúntense ¿Como puede saberlo?

La verdad es que cuando algunos sientan cátedra acerca de lo que el mercado nos demanda, lo que en realidad están haciendo es tratar de intimidarnos para que hagamos lo que ellos quieran.

Juan Munguira
Profesor mercado financiero
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Guadanews S.L.
C.P: 19001 - Calle Francisco Cuesta Numero 9
España / Guadalajara Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8