www.guadanews.es
Pero…¿nos hemos vuelto todos locos?

Pero…¿nos hemos vuelto todos locos?

miércoles 22 de octubre de 2014, 11:14h

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Amparo era una mujer de 45 años, que se suicidó el pasado martes en Madrid. Un día antes, había recogido una orden de desalojo de la Empresa Municipal de Vivienda. Amparo vivía con su marido, tres hijos menores y dos nietos que estaban a su cargo en un piso de la calle Sonseca, en Carabanchel. SIGUE
Tenía, además, otros tres hijos. La deuda de Amparo ascendía únicamente a 972,28 euros. La carta que fijaba como fecha de desalojo el próximo 21 de octubre a las 9:30 horas "estaba redactada al modo de las agencias de recobro: en un tono amenazante y sin dejar margen para un acuerdo que evitara el desalojo."

La ola de desahucios de los últimos años ha desembocado en otra ola de ocupaciones ilegales de viviendas, según los datos de la Memoria Anual de la Fiscalía. "Se trata de familias que actúan por iniciativa propia y que no presentan resistencia cuando se acuerda su expulsión". Delitos como el robo de fluído eléctrico, el agua o el gas aumentan un 30% en los últimos años de la crisis. Igualmente se han disparado delitos como el robo de cobre hasta el punto de generar “graves problemas de cortes de suministro de alumbrado y telecomunicaciones en algunas poblaciones y explotaciones agrícolas”.

La crisis de 1929 llevó a una serie de suicidios casi inexplicables para el común de los mortales. Gente muy adinerada, y que vivía en un mundo de Wall Street y de lujo, se tiraba por las ventanas de los rascacielos o directamente se colgaba de una soga. Y eso parece ser que se repite 80 años después.

La Asociación Española de Psiquiatría Privada ha advertido de un repunte de la tasa de suicidios en España desde los 10 casos por 100.000 habitantes que se registraban hace tres décadas hasta los 15 casos actuales, un aumento del 50% que se ha producido de forma progresiva, y que se ha agravado como consecuencia de los efectos de la crisis económica.

«Lo siento, pero no me queda otra salida. Cuídate mucho». Con estas palabras, Isabel se despidió telefónicamente de una amiga antes de poner fin a su vida. Son noticias que sacuden al país casi a diario y que se relegan a la crónica de sucesos, casi de tapadillo, como si existiera un silencio cómplice de toda una sociedad adormilada y anestesiada, no sé muy bien de qué.

Me pregunto qué hay detrás de los ojos de ese banquero que mira cómo su propia mano firma los trámites de un desahucio.

Me pregunto qué hay detrás de los ojos de ese juez que mira cómo su propia mano, con las puñetas, firma la autorización de un desahucio.

Me pregunto qué hay detrás de los ojos de ese policía que mira cómo su propia mano ejecuta un desahucio.

Me pregunto qué hay detrás de los ojos de esta sociedad que mira para otro lado e ignora cómo se firma, autoriza y ejecuta un desahucio…sin más

Me pregunto qué hay detrás de esos ojos…, pero es que… ¿nos hemos vuelto todos locos?



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (65)    No(2)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Guadanews S.L.
C.P: 19001 - Calle Francisco Cuesta Numero 9
España / Guadalajara Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8