www.guadanews.es
Carta semanal del obispo de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara : Dejemos a Dios entrar en nuetras vidas

Carta semanal del obispo de la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara : Dejemos a Dios entrar en nuetras vidas

martes 01 de diciembre de 2020, 20:09h

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

La pandemia que padecemos en todo el mundo por la transmisión de la Covid-19 está provocando en muchas personas desconcierto, desánimo, angustia y miedo. Además, en aquellos casos en los que tiene lugar la enfermedad o la muerte de algún ser querido a causa de la infección, el dolor y el sufrimiento por su pérdida se apoderan de nosotros.

En medio de esta realidad tan desconcertante, el tiempo litúrgico del Adviento nos invita insistentemente a renovar la esperanza porque, con el nacimiento de Jesucristo, se acerca nuestra salvación. “La esperanza es audaz, sabe mirar más allá de la comodidad personal, de las pequeñas seguridades y compensaciones que estrechan el horizonte, para abrirse a grandes ideales que hacen la vida más bella y digna” (FT 55).

Ahora bien, para renovar la esperanza, que es siempre un don de Dios, hemos de pararnos, hacer silencio y dejar que el Espíritu Santo nos purifique interiormente. La contemplación del rostro misericordioso del Padre, que nos regala a su Hijo amado para liberarnos de nuestros pecados, nos ayudará a descubrir las incongruencias de nuestra fe, a mirar a los hermanos con ojos nuevos y a poner a Jesús en el centro de la vida.

No podemos dejar que esta etapa de nuestra existencia se vaya consumiendo sin levantar la mirada del corazón a Dios para convencernos de la necesidad de convertirnos a Él y a nuestros semejantes. Solamente las personas que se fían verdaderamente de Dios pueden acoger al Verbo, que se hace carne, para compartir su vida con nosotros, curar nuestras heridas y sanar nuestras dolencias.

Aprovechemos esta oportunidad que nos brinda el tiempo de Adviento para escuchar y meditar la Palabra de Dios. Abramos la mente y el corazón al Señor Jesús que llama insistentemente a la puerta de nuestro corazón para que le dejemos entrar. Acojamos su vida y su amor en lo más profundo de nuestro ser para que así pueda fortalecer las rodillas vacilantes y levantar la esperanza caída.

En la oración de cada día, hablamos a Dios, le damos gracias por sus dones y pedimos su ayuda para afrontar las tristezas y las angustias del momento, pero puede suceder que, en ocasiones, cerremos el oído a sus palabras de vida para no responder a sus deseos. Si esto sucediese, inconscientemente, estaríamos utilizando a Dios, pretendiendo que actuase según nuestros criterios y olvidando que somos nosotros los que hemos de pensar y actuar según sus enseñanzas.

María, la mujer del Adviento, es modelo de esperanza y fidelidad a la voluntad del Padre. Con su respuesta incondicional a las propuestas del ángel enviado por Dios, nos enseña a acoger la Palabra divina y a ponerla en práctica para se cumpla en nosotros.

Con mi sincero afecto y bendición, feliz día del Señor.

Atilano Rodríguez, Obispo de Sigüenza-Guadalajara
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Guadanews S.L.
C.P: 19001 - Calle Francisco Cuesta Numero 9
España / Guadalajara Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8