www.guadanews.es

Campaña por la prevención de las adicciones

Que no te coman la cabeza: Sé inteligente

sábado 25 de abril de 2015, 22:28h

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Los adolescentes y jóvenes se enfrentan a muchos problemas en su día a día. De entre ellos, uno de los más peligrosos y que más pánico generan entre los padres son las adicciones, capaces de destrozar el futuro de un joven prometedor.

La adicción se define como una enfermedad crónica y recurrente del cerebro que se caracteriza por la búsqueda y el consumo compulsivo de drogas, a pesar de sus consecuencias nocivas. Se considera una enfermedad del cerebro porque las drogas modifican este órgano: su estructura y funcionamiento se ven afectados. Estos cambios en el cerebro pueden ser de larga duración, y pueden conducir a comportamientos peligrosos que se observan en las personas que abusan del consumo de drogas.

Por ello, la mejor solución para luchar contra ellas es tener toda la información, conocer sus efectos y las consecuencias que acarrean caer en ellas. De esta manera, ellos mismos serán los que podrán contestar un NO rotundo ante cualquier ofrecimiento para el consumo de alguna de estas sustancias.

El alcohol, un mal compañero de viaje


El alcohol, aun siendo una sustancia que es legal consumir –eso sí, siempre que se sea mayor de 18 años–, es una de las más peligrosas en gran parte por lo sencillo que es tener acceso a la misma.

Ahora que llega el buen tiempo, es sencillo encontrarse a grupos de jóvenes (muchos de ellos menores de edad) haciendo los llamados botellones en el parque, reuniones en las que en muchas ocasiones lo más importante es ver quién bebe más y coge la borrachera más grande.

Lo que no se paran a pensar, es que el alcohol afecta a todos los órganos del cuerpo del bebedor y puede dañar al feto en desarrollo. La intoxicación puede dañar la función cerebral y las habilidades motoras; el uso intenso puede aumentar el riesgo de ciertos tipos de cáncer, ataques al cerebro y enfermedades del hígado.

El alcoholismo o la dependencia del alcohol es una enfermedad que se puede diagnosticar, y que se caracteriza por un deseo fuerte por el alcohol y su uso continuado a pesar de las consecuencias nocivas para la persona. El abuso del alcohol, que puede llevar al alcoholismo, es un patrón de consumo que resulta en un deterioro de la salud, de las relaciones interpersonales o de la capacidad de trabajar.

Dicho de otra manera, el consumo desmedido del alcohol, además de los perjuicios físicos, puede acarrear conductas de tipo violento, por no hablar del gran peligro que conlleva mezclar esta sustancia con la conducción, una lacra social que se ha llevado ya millones de vidas.

Por ello, se promueven alternativas de ocio saludable frente al botellón, tales como actividades físicas, juegos y otras alternativas que se puede pasar muy bien sin beber.

El tabaco, la muerte lenta


El tabaco es una de las sustancias adictivas que antes comienzas a consumir los jóvenes españoles. Debido al consumo de cigarrillos y otros productos de tabaco, la nicotina es una de las drogas adictivas de mayor uso y la principal causa prevenible de enfermedades, discapacidad y muerte. El hábito de fumar es responsable del 90% de los casos de cáncer de pulmón. Por todo ello, el tabaco es una sustancia ilegal para las personas menores de 18 años.

La nicotina es altamente adictiva. El alquitrán en los cigarrillos aumenta el riesgo de que un fumador desarrolle cáncer de pulmón, enfisema y trastornos bronquiales. El monóxido de carbono en el humo aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Por otro lado, las mujeres embarazadas que fuman tienen un mayor riesgo de sufrir un aborto espontáneo o que sus bebés tengan un bajo peso al nacer.

Por otro lado, en una sociedad en la que cada vez está más extendida la actividad deportiva, tanto de competición como por ocio, consumir tabaco es un hándicap negativo importante para poder alcanzar el mejor nivel de cada uno.

Pero no sólo se ve perjudicado el fumador. La inhalación pasiva del humo causa cáncer de pulmón en los adultos y aumenta grandemente el riesgo de enfermedades respiratorias en los niños.

La legislación española prohíbe actualmente el consumo de tabaco en locales de ocio. Sin embargo, es muy común ver en sus puertas a decenas de personas con el cigarrillo en la boca. Por ello, la Sanidad Pública de Castilla-La Mancha puso hace unos años consultas específicas para ayudar a dejar de fumar, método por el que han logrado dejarlo miles de personas ya.

Cannabis, una droga muy extendida


¿Quién no ha oído hablar de los porros? O peor, ¿quién no ha ido paseando por la calle o por un parque y ha notado de repente el fuerte olor que se desprende al consumirlos? Y es que los porros son una droga muy social, demasiado extendida entre la población y de las que mejor se habla –sin conocer sus verdaderas consecuencias– entre los jóvenes.

La marihuana y otros derivados del cannabis es una de las drogas ilícitas de abuso más frecuente en España. Es una mezcla de color café verdoso de flores, tallos, semillas y hojas secas y picadas de la planta de cáñamo.

Los efectos a corto plazo del consumo de marihuana incluyen euforia, percepción distorsionada, pérdida de memoria y dificultad para pensar y resolver problemas. Así, puede hacer que algunas personas no se den cuenta de lo que está pasando alrededor de ellos. En cambio, a otros los hace más conscientes de las sensaciones físicas y tiene aún efectos diversos en otras personas.

Por ello, las connotaciones sociales se ven completamente afectadas cuando uno ha fumado derivados del cannabis, puede desde quedar en el más absoluto ridículo hasta llegar a cometer un delito. O algo igual de grave, ser víctimas del delito de otros, al no poder defenderse por estar sus capacidades físicas alteradas.

Todas estas diferentes situaciones son causadas por sustancias químicas que afectan al cerebro. En promedio, existen más de 400 sustancias químicas en una planta corriente de marihuana. Cuando se la fuma, el calor hace producir aún más sustancias químicas. Eso es lo que uno ‘mete’ al cuerpo cuando se fuma un porro.

Cocaína, una de las drogas más adictivas y peligrosas


En la mayoría de las ocasiones, cuando en un club o en un bar todos los clientes se dan cuenta de que uno de ellos ha consumido cocaína, suele causar rechazo. Sin embargo, es también una de las sustancias prohibidas más consumidas por los españoles desde hace décadas.

La cocaína es un estimulante sumamente adictivo que afecta directamente al sistema nervioso central. Las principales vías de administración de la cocaína son oral, nasal, intravenosa y pulmonar. "Crack" es el polvo de clorhidrato de cocaína que ha sido procesado para hacer una roca de cristal que genera vapores que se fuman.

La cocaína generalmente hace que el usuario se sienta eufórico y lleno de energía, pero también aumenta la temperatura corporal, la presión arterial y la frecuencia cardiaca. Las personas que consumen cocaína se arriesgan a tener un ataque al corazón o al cerebro, insuficiencia respiratoria, convulsiones, dolor abdominal y náuseas. En casos raros, la muerte súbita puede ocurrir la primera vez que se consume cocaína o bien, de forma inesperada más adelante. Es lo que tristemente se conoce como sobredosis.

Normalmente, la cocaína es el paso siguiente de los jóvenes que comenzaron consumiendo tabaco, alcohol y, más tarde, porros. Por eso es tan importante la prevención, que no se comience en esta carrera viciosa, ya que es mucho más complicado dejar la cocaína que las tres sustancias anteriores por su fuerte capacidad adictiva.

La alternativa a consumir cocaína es sencilla: no hacerlo. De esta manera, se disfruta mucho mejor de la noche, mucho más consciente, evitando caer en vergüenza, ya que cada vez están peor vistas las personas que ‘esnifan–.

El cristal, la nueva droga de diseño


El cristal es una abreviatura de la metanfetamina de cristal. Es sólo una de las drogas del tipo de las metanfetaminas. Es una droga blanca y cristalina que se consume esnifándola inhalando por la nariz, fumándola o inyectándosela con una jeringuilla. Algunos incluso la toman por vía oral (lo más común en España), pero todos desarrollan un fuerte deseo de continuar consumiéndola porque la droga crea una sensación falsa de felicidad y bienestar, una ráfaga de confianza, hiperactividad y energía. También se experimenta disminución del apetito. Los efectos de esta droga generalmente duran entre seis y ocho horas, pero pueden durar hasta veinticuatro horas.

La primera experiencia puede conllevar algo de placer, pero desde el principio, la metanfetamina empieza a destruir la vida de quien la usa. Por ello, por lo adictiva que es, hay una gran oferta y no es complicado encontrar a algún desalmado que la venda.

Suele ser consumida en los propios locales de ocio, sin la necesidad de esconderse para hacerlo ya que se puede consumir de una forma muy disimulada. Al igual que ocurre con la cocaína, el cristal puede llevar al consumidor a verse envuelto en situaciones vergonzantes, violentas o peligrosas debido a que siente alterada la realidad.

Entre sus efectos se encuentran situaciones tan horribles como la pérdida de piezas dentales, llagas en la piel, incremento de la temperatura corporal y sudoración, envejecimiento prematuro derivado de la falta de sueño, caída del pelo (derivada de la ansiedad, infarto, hipertensión arterial, ansiedad, pérdida de la memoria, deterioro intelectual, depresión paranoia.

Éxtasis, drogas diseñadas para arruinarte la vida


El éxtasis, también conocido como drogas de diseño, pastillas o rulas, fue una de las drogas más comercializadas en décadas anteriores. Aunque ha dejado paso a otras, sigue siendo muy consumida por los jóvenes en los locales nocturnos.

Lo que hoy se llama éxtasis (antes compuesto principalmente por MDMA) puede contener una amplia mezcla de sustancias, desde LSD, cocaína, heroína, anfetaminas y metanfetamina, hasta veneno para ratas, cafeína, sustancias para desparasitar perros, etc. A pesar de los bonitos logotipos que ponen los vendedores en las pastillas, esto es lo que hace que el éxtasis sea particularmente peligroso, un consumidor de la droga realmente nunca sabe qué está tomando. Los peligros aumentan cuando los consumidores incrementan la dosis buscando una subida previa, sin saber que pueden estar tomando una combinación de drogas enteramente diferente.

El éxtasis por lo general viene en forma de pastilla pero también se puede inyectar y tomarse de otras maneras. El éxtasis líquido está hecho realmente de GHB, un depresivo del sistema nervioso que también se puede encontrar en los productos para desatascar, limpiadores para los suelos y disolventes desengrasantes.

Leyendo todas estas sustancias, parece increíble pensar que nadie pueda meterse una de estas pastillas a la boca. Sin embargo, continúa siendo un problema real, que también es capaz de producir la muerte instantánea por sobredosis.

Como ya se ha visto en tantas ocasiones, el consumo de éxtasis puede producir una variedad de efectos adversos a la salud, incluyendo náusea, escalofríos, sudoración, contractura involuntaria de los músculos de la mandíbula, calambres musculares y visión borrosa. En caso de sobredosis, los síntomas pueden incluir hipertensión arterial, sensación de desmayo, ataques de pánico, y en casos severos, pérdida del conocimiento y convulsiones.

El LSD, ácidos que destruyen el organismo


Al igual que en toda sociedad de consumo, hay drogas que son más consumidas por un grupo social y otras que son más consumidas por otro. En el caso del LSD, son aquellos grupos considerados más bohemios o antisistema los que más hacen uso de ella.

El LSD es una de las sustancias químicas más potentes para cambiar el estado de ánimo. Se manufactura a partir del ácido lisérgico, que se encuentra en el cornezuelo, un hongo que crece en el centeno y otros granos. Se produce en forma de cristales en laboratorios ilegales. Esos cristales se convierten en líquido para distribuirlo. Es inodoro, incoloro y tiene un ligero sabor amargo.

Conocido como “ácido” y con muchos otros nombres, el LSD se vende en la calle en pequeñas tabletas (“micropuntos”), cápsulas o cuadros de gelatina (“cristal de ventana”). A veces se añade a papel absorbente, el cual entonces es dividido en cuadros pequeños decorados con diseños o personajes de caricaturas. Ocasionalmente se vende en forma líquida. Pero sin importar en qué forma esté, el LSD conduce a quien lo consume al mismo lugar: una severa desconexión de la realidad.

Los consumidores de LSD llaman “viaje” a una experiencia con LSD, que típicamente dura doce horas o más. Cuando las cosas salen mal, lo cual sucede con frecuencia, se le llama “mal viaje”; lo cual es otro nombre para un infierno viviente.

Otro posible riesgo asociado al consumo de LSD son los llamados “flashbacks”. También conocido como trastorno perceptivo persistente por alucinógenos, se caracteriza por experimentar efectos parecidos a los que produce el ácido lisérgico semanas o meses después de su último consumo.

El LSD también puede ocasionar alteraciones psiquiátricas graves, como cuadros de ansiedad y psicosis. En personas con predisposición a sufrir algún tipo de trastorno psicológico o psiquiátrico, puede desencadenar el trastorno de forma temporal –remitiendo con el tiempo siendo un trastorno de ansiedad– o crónica –esquizofrenia–. De ahí que esté especialmente contraindicada en estas personas.

Setas alucinógenas, un veneno natural


Aunque no son fáciles de encontrar, las setas alucinógenas son también una de las sustancias más buscadas entre aquellos jóvenes que, erróneamente, buscan experimentar con sustancias adictivas.

Existe una gran variedad de hongos con propiedades psicoactivas. Entre ellos, los más conocidos son los psilocibes y –en menor medida– la amanita muscaria. Los hongos psilocibes crecen de forma silvestre en distintas regiones de Europa, Asia y América, pero también pueden cultivarse artificialmente. Existen distintas variedades, aunque las más frecuentes son los psilocibes semilanceata –llamados en argot en algunas zonas monguis– y los psilocibe cubensis (stopharia cubensis).

Los principios activos de los psilocibes son la psilocina y la psilocibina, sustancias que provocan efectos psicodélicos y alucinógenos similares a los del LSD en dosis bajas, aunque más breves y menos intensos.

Sus dosis activas varían en función de si se administran secos o frescos. Los frescos contienen un 90% de agua; de ahí que unos 10gr. tengan la misma potencia que una cantidad de 0,5-1,5 gr. de hongos secos. Mayoritariamente se consumen deshidratados (secos). No obstante, la concertación de sustancias activas depende de la variedad de psilocibes.

Pese a que su origen es completamente natural –como el de la marihuana, por ejemplo–, sus efectos pueden ser tan devastadores como los de las peores drogas de diseño. Así, se puede sentir intensos sentimientos de miedo, dolor de cabeza, normalmente cuando los efectos se desvanecen; algunas veces al día siguiente, pudiendo durar hasta 24 horas, nausea, gases, malestar gastrointestinal, especialmente cuando los hongos secos se comen crudos, ligera a severa ansiedad, vértigo y confusión, bajadas de tensión (en caso de personas con baja presión sanguínea), puede precipitar o exacerbar latentes o existentes desórdenes mentales, al igual que general ruptura de la memoria (la habilidad de realizar tareas que requieran recuerdo y atención se ven reducidas).

Se han dado casos, incluso, de personas que han terminado cometiendo delitos graves o acabando con sus propias vidas debido al consumo de estos hongos.

HAY ALTERNATIVA

Caer en el mundo de las drogas es fácil siempre que no se tenga la capacidad suficiente para decir NO. Por ello, la alternativa siempre será llevar una vida saludable, rodearse de buenas influencias, hacer deporte y disfrutar del ocio sin la necesidad de alterar la consciencia.

Son ya demasiadas las vidas que se han echado a perder por el consumo de las sustancias anteriormente descritas. Por ello, es así de importante tener toda la información, para saber cómo no se quiere acabar. Así que,

QUE NO TE COMAN LA CABEZA: SÉ INTELIGENTE.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (32)    No(0)

+

0 comentarios

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Guadanews S.L.
C.P: 19001 - Calle Francisco Cuesta Numero 9
España / Guadalajara Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8