6 de abril de 2020, 4:16:08
EN PORTADA


Cómo evitar los robos en viviendas

Por REDACCION


Las cerraduras antiguas no son seguras, es un hecho. Aunque fueran las mejores del mercado en el momento de su instalación, ahora están obsoletas, por lo que ya no pueden garantizar la seguridad de la casa o finca que deberían proteger.

Cuestión de tiempo

No es que las cerraduras pierdan eficacia con el tiempo. Lo que ocurre es que los cacos siempre acaban encontrando la manera de descerrajarlas. Por eso, los expertos de www.reparacionesvalencia.com/cerrajeros/aconsejan cambiar las cerraduras viejas por otras nuevas que incorporen la última tecnología en seguridad. Si intentan entrar, los ladrones se verán sorprendidos por el nuevo sistema y es muy probable que eso sea más que suficiente para que decidan no seguir adelante con sus planes. Pero, aun en el caso de que persistan en sus intenciones, tardarán mucho más de lo que habían planeado, algo que no les favorece en absoluto.

En contra de lo que mucha gente piensa, una puerta blindada, incluso acorazada, no es suficiente para disuadir a los ladrones. De hecho, la parte más vulnerable de una puerta es siempre la cerradura. Y eso incluye todo tipo de puertas. Además, se necesita muy poco tiempo para forzar una cerradura. Y el tiempo aquí es clave: cuanta más resistencia oponga una cerradura, más tiempo tardarán los ladrones en abrir la puerta. Hasta el punto de que normalmente abandonan sus intenciones iniciales, por el riesgo que supone para ellos cada minuto de más que tardan en acceder a la vivienda o negocio.

Más vale prevenir

Hoy por hoy, los ladrones poseen numerosas herramientas para abrir las puertas sin romperlas. Este es el caso del conocido método bumping, que empezó siendo una técnica usada por los cerrajeros profesionales para desbloquear una cerradura en caso de que un cliente hubiese perdido sus llaves y ahora es ampliamente utilizada por los criminales para violentar todo tipo de cerraduras mecánicas.

La buena noticia es que cada día se diseñan nuevos sistemas de seguridad, que se lo ponen más y más difícil a los amigos de lo ajeno. No solo hay cerraduras anti-bumping, sino también llaves imposibles de copiar y bombines que impiden la apertura de la cerradura utilizando un taladro o una ganzúa. Además, no es necesario cambiar toda la puerta para instalar la nueva cerradura; basta con sustituir el bombillo o la cerradura para reforzar el sistema de seguridad ya existente.

Guada News.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.guadanews.es