8 de agosto de 2020, 14:00:11
GASTRONOMÍA


Dapwurst, algo más que una salchicha

Por Lord Charles Albert


Recuerdo con nostalgia y cariño la primera vez que visité Munich, hace ya más de 25 años.

Estuve en la capital de Baviera -desde donde la BMW (Bavarian Motor Works) fabrica y distribuye coches a todo el mundo- nueve días, y lo único que comí y cené durante esos nueve días fue codillo (Schweinshaxe con sauerkraut) y salchichas (las famosas wurst).

Según dice el refrán, a quién Dios no le bendice con hijos, el Diablo le castiga con sobrinos, pues bien, puedo decir, no sé si por suerte o por desgracia, que en mi vida he comido en un McDonalds o en un Burger King. Cuando he salido con mis sobrinos pequeños, les he guiado siempre por el camino de las tapas y la tortilla de patatas…Y que yo recuerde, las únicas hamburguesas que he comido en mi vida, ha sido en el Horcher de Madrid, donde evidentemente se usa el cuchillo y tenedor para comerlas, y no…las manos (solo se debe utilizar las manos para disfrutar del jamón, el queso y las gambas).

Ningún parecido de la Dapwurst con lo que el vulgar de los mortales conoce como salchicha


Por eso, cuando el otro día me llamaron para invitarme a una Cata de Salchichas, les dije, sutilmente, que buscaran a otro comensal, pero ante la insistencia de la señorita y dado que no tenía nada mejor que hacer ese día, acepté la invitación.

Y fue entonces cuando descubrí la Dapwurst (Dap, acrónimo de la empresa española que las fabrica y wurst, salchicha en alemán).

Ningún parecido de la Dapwurst con lo que el vulgar de los mortales conoce como salchicha.

La Dapwurst está elaborada con la mejor carne española de cerdo duroc, que da una carne muy magra y con un alto grado de infiltración de grasas, y viene embutida en tripa de cordero natural, lo que marca una gran diferencia con el resto de las salchichas, que al comerlas, notas cómo los dientes tienen que romper el envoltorio de la salchicha, y… a ver qué te encuentras…

Pues bien, lo que consigue la tripa de cordero natural, es que en boca, la Dapwurst se deshace y suelta todos los sabores de los ingredientes naturales, especias y plantas aromáticas, dignificando el bocado y haciéndote olvidar que lo que estás comiendo es una simple salchicha.

La cata consistió en una surtida degustación de Dapwurst de los diversos sabores de las cocinas del mundo: italianas, mejicanas, americanas, la clásica alemana, china…

A la salida, una azafata me obsequió con una elegante y bonita bolsa promocional de papel con asas, con los colores corporativos de la empresa, más propia de las que se usan para los exclusivos perfumes franceses que para unas salchichas. Y es que la Dapwurst, es algo más que una salchicha.

Guada News.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.guadanews.es