www.guadanews.es
INTERVIU Alsasua: “Esto no ha hecho más que empezar”

INTERVIU Alsasua: “Esto no ha hecho más que empezar”

google+

linkedin

Comentar

Imprimir

Enviar

Como un polvorín. Bajo la aparente tranquilidad de las calles, en Alsasua puede volver a darse un episodio violento como el que ha sumido a este pueblo navarro en un ambiente que se creía propio del pasado. “El odio nunca se extinguió”, lamenta la madre del teniente de la Guardia Civil agredido. “Mi hijo no es un terrorista”, dice la madre de uno de los encarcelados.

No hay quien augure un buen 2017. El alcalde cree que se perderán inversiones y turismo. Y nadie apuesta por que la tranquilidad se restaure pronto. La niebla densa y húmeda se pasea como un espectro por las calles de Alsasua (Navarra); apenas se distinguen las luces de Navidad, y mucho menos los carteles a favor de los jóvenes procesados por la agresión a dos guardias civiles y a sus parejas la madrugada del pasado 16 de octubre. La chiquillería juega al balón en la Plaza de los Fueros, presidida por un bello templete. Muy cerca de allí se encuentra el bar Koxka, donde estalló, como un polvorín, la violencia, en plenas fiestas patronales. Es un local pintado de rosa que sirve la mejor tortilla de patata de toda la comarca de La Barranca.

La clientela es variada: jóvenes y mayores toman vinos y cervezas, bajo el rumor de una tele de grandes dimensiones y mientras la dueña saca de la cocina lustrosas bandejas de pintxos. Estos días de Navidad, Alsasua, de casi 8.000 habitantes, parece un escenario dickensiano: no solo por la luz tenue escondida tras la niebla y el empedrado brillante de sus callejas. El fantasma de las Navidades pasadas ha regresado para mostrar un pasado desolador: el sufrimiento provocado por décadas de terrorismo etarra. Un escenario superado desde que la banda terrorista cesó su actividad, pero desempolvado repentinamente gracias a los sucesos de octubre.

“El odio nunca se extinguió. Ya no sale en la tele porque no hay tiros, pero sigue ahí”, se lamenta Inma Fuentes, madre del teniente de la Guardia Civil al que sus agresores fracturaron un tobillo y al que aún le quedan tres meses de recuperación. “Sacó la cara por su compañero, un sargento que llevaba poco destinado en Alsasua, y mi hijo acabó muy mal. Si en vez de darle en el tobillo le dan en la cabeza, no lo hubiera contado”, explica Inma Fuentes a interviú: “Mi hijo no se imaginaba que pudieran llegar a la agresión; hasta ese punto, no”. Para Igone Goikoetxea estas Navidades han sido las más tristes de su vida. Su hijo Jokin lleva desde el pasado 14 de noviembre en la madrileña prisión de Soto del Real. Tiene 22 años y su futuro se desbiduja por momentos. “Pedimos un poco de cordura. Si lo han hecho, que lo paguen, pero que sea la justicia ordinaria la que se encargue de juzgarlos, y no la Audiencia Nacional. No son terroristas, no pertenecen a ningún comando, por más que se empeñen en repetirlo algunos”, dice Goikoetxea. Por la agresión a los dos guardias civiles y a sus parejas fueron detenidos once jóvenes alsasuarras. De ellos, siete ingresaron el prisión, el 14 y el 16 de noviembre. Casi un mes después, cuatro quedaron en libertad con cargos y otros tres permanecen en prisión incondicional por riesgo de fuga. “Es una medida desproporcionada. Están en la cárcel en el régimen más duro. Esto supone volver atrás, cuando se criminalizaba a la juventud. ¿A quién le interesa volver al pasado?”, pregunta Igone Goikoetxea. A Beatriz Corripio, asturiana de 44 años, los sucesos de Alsasua le han devuelto lo peor de una época que vivió con intensidad. Entre 1994 y 1998 residió en la casa cuartel de Alsasua junto con su esposo y su hijo, que entonces tenía tres años.

“Recuerdo una anécdota ilustrativa: antes de instalarnos en el cuartel, fuimos a ver la ciudad y a hacer unas compras. Pasamos cuatro horas y al volver al coche para marcharnos, vimos con terror un grafiti en la plaza del ayuntamiento con la matrícula de nuestro coche, un Opel Kadett, y la frase «Txakurra kampora»” (perros fuera). Ya estábamos fichados por los proetarras, narra Beatriz Corripio. Esta asturiana recuerda Alsasua como una localidad donde por entonces reinaban el miedo y “unos cuantos caciques, que eran los que incitaban a los jovencitos de la ‘kale borroka’”, apunta.

“Fue una época muy dura para los guardias civiles y sus esposas. La mayoría era gente buena, pero nadie se atrevía a relacionarse con nosotras. No podíamos ir a comprar a las tiendas del pueblo. No nos servían café y a nuestros hijos nadie los invitaba a los cumpleaños. Todo, por miedo a que los radicales les señalaran como traidores. Aislamiento total. Desprecio. Sentirse así fue muy duro”, recuerda Corripio. Hoy, junto con su hijo de 25 años, Beatriz analiza lo que ha pasado en la localidad navarra: “En los noventa, los mandos nos decían a qué locales podíamos entrar y a cuáles no. Es muy triste que en 2016 los guardias civiles no puedan estar libremente donde quieran. Hay que seguir teniendo cuidado en esas zonas”.

Esta asturiana considera que lo ocurrido en Alsasua ha sido “un detonante, un despertar de la bestia. Esto no ha hecho más que empezar”. Como Beatriz, Mari Carmen López también vivió el desprecio de algunos de sus vecinos de la comarca de La Barranca cuando paseaba con sus escoltas. Fue concejala del Partido Socialista de Navarra entre 2003 y 2008 en la localidad vecina de Olazagutía. “El escenario hoy es otro totalmente distinto. Aquí, en Alsasua, y en toda la zona, llevamos años viviendo con mucha tranquilidad, en convivencia; habíamos aprendido a entendernos cuando de repente ha pasado esto. Quien haya sido que lo pague, pero no como un delito de terrorismo, sino como una agresión a la autoridad. Se están cargando las tintas desproporcionadamente quizá con una intención bastarda y esto puede explotar como un polvorín”, opina la exedil.

Sigue leyendo. http://www.interviu.es/
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Guada News
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Portada | Hemeroteca | Búsquedas | [ RSS - XML ] | Política de privacidad y cookies | Aviso Legal
Guadanews S.L.
C.P: 19001 - Calle Francisco Cuesta Numero 9
España / Guadalajara Contacto
Cibeles.net, Soluciones Web, Gestor de Contenidos, Especializados en medios de comunicación.EditMaker 7.8